4 de julio de 2012

Interno Externo.

Volvió para su casa a las 6:00 a.m. Sus manos estaban tan frías que parecían las de un muerto, y de repente, recordó lo difícil que son utilizarlas cuando están realmente congeladas. Pensó en todos los inhumanos escritos que hizo a las siete y media de la mañana, cuando todavía ni quería despertarse el sol, inviernos machazos; maniobrar el lápiz, sentir la fuerza mezclándose con la torpeza; dar origen a pequeños calambres que duraban un módulo entero, y la horrible sensación de vivir con poca motricidad.
Poco a poco, comenzó a dormirse bajo pequeñas escenas que iba recordando.

A las ocho de la mañana ya había comenzado a llover, las gotitas picaban contra el techo, quejándose, como si su aterrizaje doliera. Desde adentro se sentían más fuerte, el sonido ensordecía y daba sueño. Los resúmenes fluorescentes iban perdiendo interés. Desde la ventana, el cielo no sólo estaba gris, parecía triste.

Viajar en ómnibus en días pesarosos, no es muy recomendable, Juana decidió no mirar por la ventanilla, aunque hacía varios días que venía desencontrándose con ella. No sé si les pasa, pero cuando llueve, me da miedo imaginarme el coche descontrolado, patinando desenfrenadamente por la ruta mojada., escribió con letra temblorosa en un papel. 
La seguridad vuelve cuando tenemos los pies sobre la tierra, aunque no precisamente viene con la felicidad acompañada. No sé si les pasa, pero viajar dos horas para luego enterarse, tarde, de que uno no tiene clases, da una bronca terrible, que me daría miedo reventársela a alguien., escribió con letra prolija debajo de su pensamiento anterior. 

Al volver, pasó por enfrente de una papelería y entró. Había olor a cuadernos nuevos, lápices, papeles de colores, lapiceras, y como si tuviera nuevamente diez años, voceó: 
-¡Quiero esas crayolas! 
-¿Algo más?
-Y ese paquete de marcadores. ¿Tiene más colores? ¿La punta se jode con facilidad?

Salió entusiasmada, como si su cabeza repitiera la palabra ímpetu, y ella lo demostrara inconscientemente al caminar. Ímpetu, ímpetu, ímpetu. Las gotitas de lluvia chocaban contra su cara. El cielo seguía pintado con un gris espantoso, pero ya no parecía triste.

22 comentarios:

  1. A veces podemos hacer de ese día gris y lluvioso algo completamente hermoso. Besotes =)

    ResponderEliminar
  2. Viajar para chocar de cara contra la noticia de que no tenes clase es...una impotencia terrible u.u

    Con qué poco es feliz Juana u.u. Igual el olor a papelería esta bueno.

    Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí, ¿qué posibilidades tenía de no querer golpear a las personas que no tenían nada, pero nada que ver con lo que me pasaba?

      Además hacía días que quería crayolas.

      Eliminar
  3. Pensé en olor a crayolas y fui niña.

    Hermoso esto, como todo lo que escribis.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niñaaaaaaaaaaaaaaaa.

      Es como mágico.

      Eliminar
  4. me hacés un dibujito a mi también??

    el segundo parrafo es de una belleza que impresiona.
    (todo el texto, bah)

    beso, juanavalentinaquerida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hago un dibujito, sí. Por ahora no paso de soles y nubes de algodón.

      Abrazo, f.

      Eliminar
  5. Impetu es masa por velocidad. Ah, no, es verdad que hay un mundo fuera de mi facutlad. Por otro lado pasear siempre es bueno, y mas si traen crayolas consigo.
    Por lo menos viajando tenes tiempo para pensar, en cualquier cosa, yo ultimamente le he dado muy poco vuelo a la cabeza, es lindo.
    No aflojes, siempre que llovió, vino alguien a decirte que paro. A menos que vivas en Macondo y te esperen muchas muchas gotitas mas.

    Abrazo Valentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javi, dejá un cacho los libros.
      Y mandate para un ómnibus de aventuras.
      Bah, "ómnibus de aventuras" jajajaja.

      Eliminar
  6. Si el coche se descontrola, no me voy a enterar, soy el que va durmiendo con la boca abierta... Que lindo mancharse las manos con marcadores y volver a sentirse niño, no?

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te imagino claramente, Ale. Con la boca abierta, digo.

      Y sí, es re lindo tener tinta de colores.

      Abrazo.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Es una flor de ibisco en un día muy gris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pajarito hippie divina!

      Eliminar
    2. Debo decirlo, Valentina, no me aceptaste la solicitud de amistiqui en el librocara, te hacé la rica vo? Mis múltiples personalidades virtuales están muy ofendidas u.u

      Eliminar
    3. ¡Pero si no me mandaste nada, soreta enojona!
      O no me di cuenta.
      Esperá... ahora que me fijo, tengo un contacto que es medio jipi. ¿Serás vos? Perdón. Yo soy muy sociable, en serio. Por eso tengo facebook.

      Eliminar
    4. Claro que te mandé gila! Te mande un mensaje re simpático aclarando quien era y preguntándote si querías ser mi amiga!

      Eliminar
  9. Es muy lindo muy lindo muy! te dan ganas de salir corriendo a pintar!!!

    ResponderEliminar
  10. Soy re malo porque en realidad no leí la entrada, pero comento que cuando el año pasado expuse un par de cuadros, no sé si te acordás, se llamaban así, uno Interno y el otro Externo. Ta, era eso, querida juana querida.

    ResponderEliminar

Agítese antes de comentar.