20 de marzo de 2012

La escucho.

Arrime, mujer. Acá también se puede sentar. Venga, está demasiado lejos. Anoche intenté encontrarle sitio a toda esta basura, hasta que un vago pero luminoso rayo de luz fosforescente, me aclaró el rol que ocupa cada desperdicio desordenadamente bien ubicado. No tenga miedo en correr algo, generalmente las cosas vuelven a su lugar. ¿Quiere un taza de café? Ah, ¿está sucia? Disculpe, es que son tantas las citas que tengo los martes de mañana. Busque otra que le sirvo un burbujeante líquido amargo. Sí, debería lavar la cafetera también. Últimamente mi cabeza anda en otra cosa, el amor es todo un tema. Sí, ya sé que a usted no le interesa el amor, ¿por qué no le interesa el amor? Temas personales, lo entiendo perfectamente. Qué cosa más detestable es escuchar problemas de personas ajenas a uno, ¿verdad? Aunque peor son los pacientes que están cuarenta y cinco minutos llorando, y gastándome servilletas. Sí, arriba de esa caja hay un montón de pañuelos sueltos. Hay que dejarlos a mano. Lo que no tengo es una papelera, porque anoche la vacié y creo que quedó en el otro cuarto, con suerte la recupero el jueves. Ahora, deje los pañuelos que ya no sirvan en la montañita que está en ese rincón. A ver si al medio día junto todo ese montón de angustias y las tiro al diablo. ¿Cómo han estado sus vacaciones? Me enteré que por el Caribe hicieron un días horribles. Yo pensaba en usted, y su pareja, supongo que en el hotel había piscina climatizada. Hablando de su compañero, ¿sigue viéndose con la jovencita pelirroja? ¿Se dejaron?, ¿cuándo? Tomó posición, que gran avance. Ahora sí podría decirse que llegamos a la etapa que me interesaba en usted. La verdad que las sesiones donde sólo hablaba de su agujero en el pecho, eran aburridísimas. Tiene un potencial enorme como para quedarse en ese dolor absurdo. Agarre más servilletas, no hay drama. Tenemos un convenio con la fábrica y nos hacen descuentos. Pero no las deje en cualquier lugar, recuerde que después las tengo que andar juntando. ¿Que no se siente bien? ¿Agua, quiere? Bueno, está bien. Voy hasta la cocina a ver que puedo traerle. ¡Sí, ya sé quiere agua, cálmese! Haga el ejercicio de respiración que practicamos hace unos meses. No, así no. Inhale profundo, muy bien, aguante, siga aguantando el aire. Exhale. Ahora de nuevo. Inhale, aguante, y exhale. ¿Sigue precisando el vaso de agua? ¿Qué?, ¿cómo que descubrió quién era y fue a hablar con ella?, ¿dónde?, ¿usted le pegó y ahora la denunciaron? Disculpe, acá no damos consejos sobre como enfrentar violentamente a las personas. Yo no puedo estar en asuntos fiscales sólo por ser su terapeuta de confianza. Ni siquiera la conozco demasiado. ¡Cinco años no son nada! Las personas no se conocen en profundidad en cinco años. Además usted es muy cambiante, pasa por etapas que me desorientan. De ninguna manera, no quiero entrar en la desorganización del poder judicial. Fíjese que te citan a las dos y las audiencias empiezan cuatro y media. Yo tengo mi trabajo, mis hijos. ¡Ya sé que no tengo hijos, pero podría tenerlos! Me parece que ya no va a resultar más. Búsquese otra terapeuta que sea capaz de escucharla. ¡Sí, claro, búsquese a alguien mejor, lo quiero ver!

18 comentarios:

  1. muy bueno vale!
    esa demencia circular.
    donde está el espejo?
    abrazo
    f

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, lo tengo siempre a mano.
      Holaaaa querido f!
      (No sabés lo que me molesta eso de poner f en minúscula)

      Eliminar
    2. cuestión de estilo. para no agrandarse, vió?
      chiquito.
      minúsculo...

      Eliminar
    3. ah! tenés que buscar para leer "estorvo", de chico buarque. no se si está traducida, me parece que si.

      Eliminar
    4. Lo agendo. Lo agendo. Y después te comento. Últimamente siempre ando con muchas ganas de leer.

      Abrazo.

      Eliminar
  2. juaa, cuánta comunicación! intercambio
    y reciprocidad en este relato.

    pffff (O_o)

    Verborrea de besos compulsivos para vos Valee :)

    pd: gracias por lo de -chicolindo- en la respuesta de la entrada anterior ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me salió del alma lo de chicolindo.

      ¿Intercambio, decís?
      Pero si la otra protagonista ni hablaba.
      Bah, si hubo otra. A veces los terapeutas hablan solos.

      Besitos, Martín.

      Eliminar
    2. irónicamente lo de intercambio,reciprocidad y comunicación...ja ironías y más ironías valentinita

      Eliminar
  3. Touche f.

    La excelencia en la narrativa es costubre en estas latitudes! Congratulaciones por ello, estimada Juana.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Detaquito. Me hace poner nerviosa con estas cosas que dice.

      Merci.

      Eliminar
  4. Morí absolutamente con el "con suerte la recupero el jueves", buenísimo querida :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa que cuando la dejas en otro lugar, es como que te cuesta salir a buscarla.

      Abrazo, mujer.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Opa, ¡gracias, chiquilina!
      ¿Y tú cómo estás?

      Eliminar
  6. Muy bien Juana, muy bien. La medida justa. Algo difícil de aprender.
    Un beso, Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Javi. Qué alegría fue leer tu comentario. Tengo que hablar por unos talleres. Decí que te apareciste por acá, sino ni me acordaba. Ando en otra, mal.
      Nos vemos.
      ¡Beso y abrazo!

      Eliminar
  7. taza va con "z" linda!...entre alguna otras cosita que encontré por allí...por lo demás, muy copado relato, me hizo acordar a un histriónico personaje de una obra que ví hace un tiempo "una adorable tarde en el living de la srta. lópez"

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ups, gracias gracias gracias.
      Se me pasa dos por tres.

      Abrazote.

      Eliminar

Agítese antes de comentar.