22 de marzo de 2012

Un para siempre hola.

-Imaginate esto: vos te mudas a otro país y perdemos el poco contacto que tenemos. No existe mandarnos mensajes, ni cruzarnos por la calle y mover la cabeza con un breve gesto de simpatía. No existen noticias mías, porque después de que vos te vas, un par de conocidos me invitan a un lugar que nos aleja más en distancia. Pasan meses y tenemos la vaga idea de lo que fuimos, por una ráfaga de nostalgia que se cuela en la ventana, un especie de deja vú, un ínfimo recuerdo de algo que todavía conservamos en la memoria. ¿Te das cuenta?, ¿sería posible? Digo, desintegrar el encantamiento que hoy nos envuelve, en la más conveniente huida a otro lugar. Así, a secas. Porque te tuviste que ir, porque no te quedaba otra.
-¿Cómo no me va a quedar otra?
-No, tenías que hacerlo y listo. Pero me refiero a cómo sería sentir la desesperación de querer tocarte y no poder. Y cómo irías desapareciendo en mi cabeza. Si tardaría en olvidarte o no. Siempre me cuestioné si sería incómodo saludarte después de separarnos, pero en esta hipotética situación, me quedaría sólo con la idea. Porque una vez que te vas, empezaríamos a desaparecer como conjunto. 

26 comentarios:

  1. Luego del “imaginate esto” supuse, leyendo las arbitrarias puntualizaciones (es lo bueno de imaginar) que se podrían haber abreviado con un: “Imaginate que te morís…”. Pero ta, seguí leyendo y no aplicaba.


    Ta bueno, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci :))

      (acá no se muere casi nadie)

      Eliminar
  2. Esa cosa que tenemos las personas de imaginarnos los "¿y si?" solo por las dudas, para saber qué sentiríamos en el hipotético caso de yoquesé...

    Genial como siempre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa el 80% de las veces que me pongo a pensar... inventarle diferentes finales a las cosas, me encanta.

      Eliminar
    2. A veces lo hago sin darme cuenta, cuando algo termina "mal", mi mente busca todas las alernativas, no te pasa?

      Eliminar
  3. me encantó la interrupción "¿cómo no me va a quedar otra?". onda: te sigo el planteo, pero no me viene gustando tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente no entiende que mis planteos hipotéticos son así, a secas.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Negro = Dolina.

      (para quienes no sepan)

      Eliminar
    2. Me imaginé que sería Dolina... (¿qué citarías?) Seré curiosa.

      Eliminar
  5. Nada más doloroso que sentir la separación física de dos cuerpos que quizás lleve consigo a la separación de dos personas.

    ResponderEliminar
  6. mirá. en mi pequeño entender, no necesariamente las distancias pueden acabar con una relación.
    a veces las dificultan. a veces las potencian.
    hay un argentino nuevo, que hace folclore, que canta:
    "la distancia y el tiempo no saben
    la falta que le haces
    a mi corazón..."
    pero tanto distancia como tiempo son dimensiones relativas que el mismo tiempo desenredará.
    abrazo, doña.

    f

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo que sé, hay diferentes separaciones físicas: la de un muerte y un vivo. Y la de dos seres vivos. La primera sí, sólo termina cuando el vivo ya no recuerda. Pero a la segunda no le tengo mucha fe. Me llevo horrible con la distancia.

      Eliminar
  7. Es terrible cuando dos personas deciden separarse, pero cuando las separan circunstancias que no pueden dominar es peor. Quedaría esa sensación de que faltó seguir un poco más aunque sea, no?

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. No sé en qué estaba pensando cuando lo escribí. Jaja.
      HOLA, Ale.

      Eliminar
  8. Los juegos imaginarios... siempre me gustaron
    casi todo el tiempo estoy imaginando posibles escenarios en mi cabeza frente a distintas situaciones hipotéticas.
    El mejor uso que le doy es cuando imagino para superar la realidad que no me agrada.

    Besos grandes para vos Valeee*imaginadora :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Tal cuál. Mi problema es que mi imaginación no es tan selectiva... dos por tres me imagino cosas terribles.

      Bien recibidos los besos grandes, Martincito.

      Abrazote.

      Eliminar
  9. imaginarme cosas que van a pasar.. son mi especialidad.. igual por suerte nunca la emboco. por suerte aveces .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí. Es genial cuando la corazonada no se cumple.

      Eliminar
  10. Igual creo que imaginar una ausencia, es la mejor manera para saber hasta que punto estamos enganchados...

    si pienso en su ausencia ahora, me entra un dolor de panza y arcadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero qué hacés cuando ese empujón y tirón alejador es para siempre?
      Porque sí.
      Que nunca más vuelve.

      (A mi también se me revolvería el estómago)

      Eliminar

Agítese antes de comentar.