2 de marzo de 2012

Pobre diecisiete.

‎- ¿Qué te indigna? 
- Que se me pase el arroz.
- ¿Cuál es tu sueño?
- Poder hacer un arroz como la gente para ver la cara de orgullo de mi madre, señor.
- ¿Qué vas a hacer con toda la guita si ganas este concurso de belleza?
-Tengo planeado inaugurar un centro educativo que practique todas las técnicas seguras y fáciles de cocinar arroz, para que muchas personas del mundo puedan cumplir su dicha.
- ¿Qué mensaje le dejas a este público tan masivo que se reunió un día como este, para venir a alentar a todas las participantes?
- ¡Que se puede! ¡Todo se puede! Hoy es un arroz mal, mañana es sólo un gracioso recuerdo. Porque esto no se limita a una sola comida, ¿saben?, con las técnicas aprendidas uno puede lograr hasta un guiso de lentejas, y después, si aspiramos a ser mejores personas, ¿por qué no conquistar una paella sin problemas, no?
- Muchas gracias. ¡Ahí se fue nuestra participante número diecisiete! Un fuerte aplauso.

La participante diecisiete no ganó el concurso, sino la diez, con tontas teorías de un mundo sin pobreza, sin hambre, y con menos guerras que afecten la calidad de vida humana.
Crédulos.

25 comentarios:

  1. Ves, en eso discrepo, a mi el arroz me queda espectacular.

    Abrazo y Paz Mundial! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ¿vos te ofreces de maestro para este centro que algún día inauguraremos?

      Eliminar
  2. Jajajajaja, me imaginé a la participante 17 hablando toda compenetrada sobre su pobre arroz pasado.
    Igualmente la prefiero antes que a la 10. Lo de la paz mundial ya está demasiado quemado y poco original. Además de que no les creo un sorete, claro.

    Bueno, saluditos che.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, me acabas de hacer acordar que ayer se me recontra pasó el arroz. Voy a llorar a mi cuarto.

    Je, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh, Ale, perdón. ¡Unite a nosotros!

      Eliminar
  4. Yo quiero una clase que enseñe cómo no quemar milanesas, es mi punto débil. Ayer, por ejemplo, almorcé morrones rellenos con muzzarella, noisettes, y todo eso para acompañar un pedazo de carbón a.k.a milanesa de carne ._.

    Detengamos esto.
    Por un mundo sin milanesas quemadas.
    [formemos una ong!]

    (?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, bueno, el tema de las milanesas es bastante particular. A mi tampoco me salen, porque me quedan crudas, o porque se me pasan. Nunca hice una milanesa bien.
      Pero sí, formemos una ong.

      Eliminar
    2. Viste? Son obra de Lucifer (?)

      Eliminar
  5. Lo bueno es que muchas quieren la paz mundial.

    ResponderEliminar
  6. Yo me olvido de ponerle sal 2 de cada 3 veces q hago. En casa me odian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa son todos medio hipertensos.
      Yo los odio a ellos.

      Eliminar
  7. eso es porque no saben comer.
    hay que verlas a algunas...

    ResponderEliminar
  8. Debo decir que las milanesas (por Sofi digo) y el arroz, me quedan espectaculares!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mamáaaaaa, voy a comer a lo de Cinty!

      Eliminar
    2. Pero, ¡cuando quieran!

      Que honor, voy a chorar

      Eliminar
    3. Quiero pruebas! -y no es una excusa para comer, naah-

      Eliminar
    4. Bueno, ahora dadas las circunstancias se me complica, pero prometo cocinarte pronto!

      Eliminar
  9. Jeje Genia Valentina, evidentemente las letras son lo tuyo!! dale con fuerza! un abrazo

    ResponderEliminar

Agítese antes de comentar.